2017-06-04 Valdemanco

JA propuso esta ruta la semana pasada y una vez echado un vistazo al track y la descripción en Wikiloc la verdad es que no nos podíamos resistir. Ya sólo el nombre pintaba bien: “Trialeras por Valdemanco”. Además se indica que es una de las pruebas de Endurama Valdemanco 2016 que no sé lo que es pero suena de maravilla jejejeje.

Quedamos en casa de JA a las 7.30 como de costumbre pero por problemas técnicos se nos ha hecho un poco tarde así que no hemos empezado hasta cerca de las 10 por lo que tenía toda la pinta que no la íbamos a terminar y tendríamos que dejar algún tramo para otra ocasión. No es que la ruta fuera muy larga, unos 35 km, pero las numerosas trialeras indicaban que la cosa necesitaba de al menos unas 4 o 5 horas.

Una vez en marcha comenzamos a subir por las calles del pueblo en busca del track y después de llanear ya por camino nos encontramos con el primer repecho de la mañana que ya nos da una idea de lo dura que va a ser la ruta. Alcanzamos una vez superado éste La Cañada Real Segoviana. No llevamos ni 3 kilómetros y ya sudamos como gochos. Bueno no todos claro, Rober es que creo que al ser extraterrestre no suda jejeje. Continuamos con una ascensión ahora más asequible y tras otros apenas 3 kms empezamos con la primera trialera de bajada. Bastante técnica y pedregosa pero avanzamos sin muchos problemas. Un pequeño repecho técnico y divertido y volvemos a bajar. Otro descansito en forma de falso llano y volvemos con otra bajada más larga pero más suave y facilona para disfrutar un poco del paisaje. Llaneamos por los caminos de Navalafuente y la senda del Lagarto Azul hasta que alcanzamos el arroyo Albalá que cruzamos y ………. paammm! Rebentón de Rober. Jajajajaja momentazo para volver a interpretar nuestro último éxito: Tuuuubelizateeeee! Reparamos y descansamos un poco y tras cruzar de nuevo el río por un puentecito empezamos la subida por el camino que bordea la cantera de granito. Es un tramo un poco pestoso: subida, sol y piedra suelta pero las vistas de la cantera y de los bloques de granito son espectaculares. Seguimos subiendo por el camino de Guadalix y alcanzamos otra cantera esta vez más pequeña (por eso había bloques en la valla JA). El cielo comienza a cerrarse y vemos no tan lejos un nubarrón negro que amenaza con descargar. Seguimos a ver que pasa, no parece que traiga agua jajajaja. De repente empiezan los truenos y nos planteamos la opción de volver directos al pueblo antes que empiecen a caer rayos o a jarrear. En ese punto comento que podemos hacer el anillo en el que estamos y como luego volvemos a pasar por ahí ya luego nos vamos para el pueblo. Así que seguimos avanzando y tras cruzar las vías del tren por un puente empezamos una ascensión por un roquedo alucinante. Burky y Rober se quedan rezagados y es que Burky tiene problemas con la transmisión. Bajamos JA y yo a ver que pasa y comenzamos con la reparación. Se le ha metido la cadena entre la piñonera y la rueda y no la podemos sacar. Esto ha provocado además que se doble la patilla del cambio. Mientras estamos reparando la nube negra que teníamos cerca pasa de largo pero a cambio vemos como una cortina de lluvia se nos acerca más y más. Efectivamente al poco empieza a llover y baja la temperatura considerablemente. Además hemos sudado bastante y eso aumenta la sensación de frío. Rober esta pelao y se resguarda debajo de una roca como un escorpión jejeje, yo me pongo el cortavientos y Burky y JA siguen liados con la reparación. Una vez resuelto el problema decidimos darnos la vuelta y bajar hasta la urbanización que acabamos de pasar para, desde ahí, dirigirnos hacia Valdemanco. La lluvia hace que las rocas por las que hemos subido parezcan pistas de patinaje así que hay que ir con cuidado. Una vez en la urbanización nos tenemos que refugiar debajo de un gran árbol porque aprieta la lluvia. Nos quedamos un rato pero viendo que no amaina decidimos seguir. Parece que el Dios de la lluvia nos ha oído y es un cachondo porque ahora llueve todavía más. Nos volvemos a refugiar esta vez en una especie de kiosco para guardar el teléfono que me sirve de GPS no vaya a ser que con el aguacero se me moje. Apovecho para escurrir literalmente los guantes. Reanudamos por carretera a buena marcha y todavía jarreando llegamos hasta el coche. Mientras nos diponemos a cargar las bicis y nos planteamos ir al bar a cambiarnos de ropa una buena mujer sale de la puerta de su casa frente a la que habíamos aparcado y nos ofrece pasar a cambiarnos allí. Al principio damos las gracias y declinamos la oferta pero nos damos cuenta que es la opción más sensata y le pedimos por favor que nos deje unas toallas para secarnos. Amablemente nos las deja y mientras JA que no tiene ropa de cambio sigue cargando las bicis (gracias majo) nosostros nos ponemos ropa seca. Una vez cambiados nos montamos en el coche y retomamos el camino de vuelta hacia casa. Esta vez ni tenemos tiempo de las cervecitas de rigor pero bueno….. el próximo día habrá que tomarse dos 😉

Hasta la próxima que será esta misma!

Una respuesta a “2017-06-04 Valdemanco”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *